22/03/2018 admin 0Comment

Todos conocemos la importancia del agua en la vida, no solo porque es parte de la composición de su estructura molecular, sino también por la incalculable cantidad de procesos y reacciones químicas, biológicas y físicas en las que participa.

Aunque todavía es uno de los elementos naturales que se encuentra en una cantidad mayor en nuestro planeta, muchas veces nos olvidamos que el agua es un recurso limitado y del todo insustituible.

Por ello,  su calidad es un tema que preocupa cada vez más en países de todo el mundo por motivos como la salud de la población, el desarrollo económico nacional y la calidad ambiental de los ecosistemas. Cabe recordar que hay 2.400 millones de personas que no tienen garantizado el acceso al saneamiento y unos 760 millones de personas no tienen acceso a agua potable, pese a que tanto el agua como el saneamiento son derechos humanos reconocidos por las Naciones Unidas.

 

¿Qué factores determinan la calidad del agua?

Son las características químicas, físicas, biológicas y radiológicas del elemento, que hacen que sea apto para un uso determinado y no lo sea para otro. Es evidente que no es necesario que reúna los mismos requisitos un agua destinada al consumo humano que una destinada al riego.

Tampoco se pueden tener en cuenta los mismos parámetros a la hora de analizar la calidad de las aguas de origen residual, industrial, doméstico y urbano que son vertidas a los ríos y mares, ya que acumulan una elevada carga de materia orgánica e inorgánica, y además contienen compuestos peligrosos.

Esto puede perjudicar gravemente a los ecosistemas acuáticos, afectando a su vegetación, a su fauna e incluso llegándolos a convertir en auténticos vertederos si no se realiza una buena gestión. La única forma de garantizar que los ecosistemas acuáticos nos sigan proporcionando agua para satisfacer nuestras necesidades de agua, en términos de calidad y cantidad, es cuidándolos y conservándolos en buen estado.

La falta de gestión y de tratamiento de los residuos causa su contaminación 

Una mala calidad de agua puede deberse tanto a causas naturales, como las debidas a la geología del terreno, o artificiales, como la contaminación en zonas con gran acción del hombre.

La fuente más importante de su contaminación es la falta de gestión y tratamientos adecuados de los residuos humanos, industriales y agrícolas. Es importante establecer los tratamientos y límites necesarios para los diferentes usos y actividades, y de este modo garantizar una buena calidad de vida para todos los ciudadanos, a la vez que cuidamos y respetamos el medio ambiente.

La Directiva 2000/60/CE, por la que se establece una Directiva Marco del Agua (DMA), fue la respuesta a la necesidad de unificar las actuaciones de gestión y calidad de agua en la Unión Europea, lo que ha supuesto un gran cambio en lo que se refiere a gestión de este recurso.

 

Fuente: www.ecoavant.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *