13/02/2017 admin 0Comment

El universo de los spa´s ha calado con tanta fuerza en nuestra sociedad, que no hay ciudad en la que no podamos encontrarlos en diversos establecimientos, como son centros Wellness, gimnasios, hoteles, centros de trabajo e incluso en domicilios privados.

La función de un centro spa es la de ofrecer tratamientos, terapias o sistemas de relajación utilizando como elemento principal el agua, pero función puede empañarse debido a los peligros asociados que tienen estos establecimientos, como son las infecciones transmitidas por el agua, principalmente Legionella si no se siguen unas pautas correctas de mantenimiento.

Este tipo de piscinas tienen una proporción mucho más alta de bañistas, en relación al volumen de agua, que las piscinas de natación, por lo que su agua tiene una mayor concentración de material orgánico de los bañistas, lo que hace más difícil mantener la desinfección efectiva del agua. 

Contienen agua caliente, habitualmente entre 30-40ºC, una temperatura que potencia el crecimiento de Legionella y otros patógenos, como Pseudomonas aeruginosa o micobacterias ambientales, que debe filtrarse y desinfectarse químicamente con regularidad. 

Una piscina de spa normalmente se drena, se limpia y se vuelve a llenar después de utilizarla un número determinado de bañistas o tras un período máximo de tiempo. 

Además, disponen de sistemas de circulación de chorros de aire, con o sin burbujas, capaces de producir aerosoles, un factor clave para el riesgo de legionelosis, que se produce principalmente por la inhalación de aerosoles contaminados con Legionella.

Asi que, para poderlas disfrutar con seguridad, este tipo de instalaciones necesitan un mantenimiento correcto y escrupuloso.

Guía para el control de Legionella y otros agentes infecciosos en piscinas de spa

El Instituto británico para la Salud y Seguridad Health & Safety Executive (HSE) ha publicado recientemente la guía HSG 282: Control of legionella and other infectious agents in spa-pool systems, para el control de Legionella y otros agentes infecciosos en los sistemas de las piscinas de spa, con el objetivo de proteger la salud del personal, los usuarios y cualquier otra persona que pueda estar expuesta al agua de la piscina o a sus aerosoles.

Este documento está dirigido principalmente a aquellas personas que gestionan, hacen funcionar y mantienen este tipo de instalaciones, pero también es de interés para otros profesionales relacionados con las piscinas de spa; fabricantes, diseñadores, instaladores, etc.

La guía incluye consejos sobre maneras efectivas de manejar y controlar con seguridad los sistemas de piscinas de spa en diversos aspectos: 

  • Diseño, puesta en marcha, funcionamiento y mantenimiento;
  • Pruebas y monitorización de la calidad del agua de las piscinas
  • Calidad y frecuencia de las inspecciones

 

pdfControl of  legionella and other infectious agents in spa-pool systems, Health & Safety Executive (HSE), 2017

 

Fuente: Higiene Ambiental

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *