04/05/2017 admin 0Comment

Con la llegada del buen tiempo, las terrazas de los bares se llenan de clientes.

Para disminuir la temperatura ambiental y así mejorar el confort térmico del cliente, cada vez es mas habitual encontrar sistemas de pulverización/nebulización de agua, en espacios abiertos (terrazas, parques, etc.)

 

Esta intermitente lluvia vaporizada que cae sobre las cabezas del los clientes, tiene sus riesgos, si no se toman las medidas preventivas adecuadas, ya que este tipo de equipos están considerados por el RD 865/2003 (por el que se establecen los criterios higienico-sanitarios para la prevencion y control de la legionelosis) como instalaciones de riesgo de proliferación y diseminación de Legionella y se relacionan con brotes como los declarados en los últimos años en Madrid y Cataluña.

 

 

Las altas temperaturas estivales, junto con suciedad acumulada, un  ambiente húmedo, y la dispersión de micro gotas fácilmente respirables es una mezcla explosiva que favorece el crecimiento y dispersión de la bacteria Legionella, llegando a provocar la temida infección.

 

 

A que obliga el RD 865/2003

 

Los propietarios de instalaciones que tengan torres de refrigeración, equipos de aerosolización, pulverización y nebulización de agua destinados al confort térmico o para la conservación de los alimentos deben permanecer especialmente alerta durante la época estival, tienen la obligatoriedad de realizar un tratamiento de limpieza y desinfección previo a la puesta en funcionamiento de toda instalación que haya estado parada más de un mes.

 

Desde la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (AENCPLA) y en base al dicho RD 8865/2003, indican una serie de medidas preventivas a tener en cuenta para los Sistemas de pulverización / nebulización de Agua

  • Utilizar agua procedente de la red para garantizar su calidad microbiológica

 

  • Realizar una limpieza y desinfección de todo el sistema ,antes de la puesta en marcha y cuando haya estado parado más de un mes o sufrido reparaciones

 

  • Efectuar un mantenimiento sanitario periódico:
    • Revisión y limpieza mensual de los filtros, bombas, conducciones, etc.
    • Revisión, limpieza y desinfección mensual de los pulverizadores (boquillas)
    • Limpiar diariamente el depósito o bandeja de agua (en caso de existir)
  • En caso de contar con equipos portátiles/móviles:
    • Mantener una temperatura en el agua inferior a 20ºc.
    • Vaciar y limpiar al finalizar el día

Todo el personal que trabaje en operaciones de mantenimiento higiénico-sanitario, pertenezca a una entidad o servicio externo contratado o bien sea personal propio de la instalación, deberá realizar los cursos que a tal efecto homologue el Ministerio de Sanidad y Consumo.

Todas estas operaciones deben estar anotadas en el Registro de Operaciones de Mantenimiento y que estará disponible para la inspección de la Autoridad Sanitaria

Saber más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *