10/09/2018 admin 0Comment

Las plagas están entre los riesgos más temidos de la industria alimentaria debidos, en primer lugar, a los evidentes perjuicios sobre la salud de las personas que pueden ocasionar, pero también por las pérdidas económicas que pueda provocar y los consiguientes efectos negativos en la imagen de su negocio.

El Plan de Control de Plagas y Sistema de Vigilancia es uno de los requisitos de los llamados Planes Generales de Higiene ( PGH ), que no son más que aquellas medidas encaminadas a la detección de las plagas, y que marcan el comienzo del Plan de Control con el que establecen aquellas medidas encaminadas a eliminar la plaga.

En definitiva, un buen plan de control de plagas debe de ser preventivo con el fin de evitar el problema y tener que hacer algún tratamiento más agresivo. Elementos comunes en este plan y aplicable a casi cualquier tipo de industria agroalimentaria son el diseño adecuado de instalaciones con barreras físicas en ventanas y puertas, el sellado de cañerías, la retirada correcta de residuos y mantenimiento del exterior de las instalaciones. Dependiendo del tipo de industria se establecerán otro tipo de tratamientos más específicos.

 

¿Qué es una plaga?

Una plaga es todo organismo que ocasiona, transmite y propaga enfermedades, que come, contamina o inutiliza los alimentos o productos elaborados. Su presencia resulta molesta y desagradable pudiendo deteriorar o dañar el establecimiento o los bienes que en él se encuentran. Muchas plagas son vectores o vehículos de Enfermedades de Transmisión Alimentarias (ETAs).

 

Las plagas más comunes son las voladoras como: moscas, mosquitos, murciélagos y aves, principalmente palomas y las rastreras: roedores (ratas y ratones), cucarachas, arañas, hormigas.

 

 

Consejos para el control de plagas

-Disponer de un sistema de un sistema de Autocontrol personalizado.

-Realizar inspecciones visuales con frecuencia

-Bloquear los posibles accesos, tales como son grietas en paredes y techos, huecos debajo de las puertas, mosquiteras en ventanas, etc

-Exigir a los proveedores garantías de que las mercancías que recibimos están exentas de especies susceptibles de generar plagas.

-Mantener un buen nivel de limpieza y realizar una buena gestión de residuos.

-Tener un adecuado control de alcantarillado, para evitar fundamentalmente la entrada de roedores.

-En caso de detectar la presencia de una plaga, contratar la gestión de plagas y a una empresa especializada del sector.

 

Pídanos  presupuesto sin compromiso para la elaboración de sus Planes de Higiene y el Control de Plagas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *