Los salmones de piscifactoría están obesos, deprimidos, sordos, sufren escoliosis y tienen piojos