El uso combinado de microorganismos podría reducir el uso de pesticidas