19/11/2018 admin 0Comment

El código Nutriscore consiste en un gráfico con coloración gradual del verde al rojo en cinco niveles al estilo de un semáforo. Cada producto destacará el color que le corresponda en función de su contenido en azúcares, grasas saturadas, sal, calorías, fibra y proteínas. Los colores verdes identificarán los alimentos más saludables y los rojos, los de menor calidad nutricional.

 

Desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, se ha apostado por implantar este modelo en el plazo de un año, con el objetivo de luchar contra la obesidad de población, de manera que la ciudadanía pueda comparar con otros productos semejantes de forma sencilla y tomar una decisión informada y motivada para seguir una dieta más saludable.

 

Nutriscore está basado en un algoritmo que calcula los nutrientes “desfavorables” del producto y los favorables. Ese algoritmo es universal para todos los productos alimenticios “con adaptaciones para bebidas, materias grasas y quesos”. ¿Y cómo se asignan las letras y colores? De forma gradual, el algoritmo atribuye puntos a los productos en función de la composición nutricional por cada 100 gramos. De la A a la E y del verde al rojo, clasifica los alimentos comparándolos entre ellos, permitiendo al consumidor distinguir qué productos tiene “mejor calidad nutricional” y también “entre marcas distintas”. Los verdes identificarán los productos más saludables y los rojos los de menor calidad.

¿Qué le distingue de otros modelos de etiquetado?

Principalmente que mientras otros centran su análisis en cuatro o cinco nutrientes, NutriScore hace alusión tanto a los nutrientes beneficiosos para la salud que contiene el producto (fibra, proteína, cantidad de fruta, verdura, frutos secos y legumbres), como a aquellos cuya ingesta se recomienda reducir (calorías, azúcares simples, grasas saturadas y sal) y el hecho de que el etiquetado obligatoriamente ocupa una posición frontal.

 

Otras medidas que se prevén adoptar

Entorno escolar: impedir la venta de alimentos y bebidas poco saludables

Pensando en crear hábitos saludables a los más pequeños de la casa, se prevé impedir la venta de alimentos y bebidas con perfiles nutricionales poco saludables en el entorno escolar.

 

Calidad nutricional en centros públicos como hospitales o universidades

A parte de la obligada seguridad alimentaria exigida, a los proveedores, catering, restauracion y máquinas de vending deberán aportar criterios de calidad nutricional a sus productos. Para ello se desarrollará un protocolo o guía nacional para las contrataciones públicas de menús, cátering o vending en comedores colectivos que garanticen el equilibrio y la calidad nutricional en coordinación con las CC AA y en línea de las recomendaciones de la Unión Europea y la OMS.  

 

Regulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a menores

Otra medida que ha adoptado Sanidad, de acuerdo con la nueva Directiva de servicios de comunicación audiovisual que prevé el Parlamento Europeo, y siguiendo los criterios de la Unión Europea y de la OMS, es la de limitar la publicidad de los alimentos con perfiles nutricionales menos saludables dirigida a los y las menores de 15 años.

 

Reducción de una media del 10% de azúcares añadidos, sal y grasas saturadas en más de 3.500 productos 

Según el Plan de Colaboración para la Mejora de los Alimentos y Bebidas y otras medidas 2020, se ratificaran 20 acuerdos con asociaciones de los cinco sectores del entorno alimentario (fabricantes, distribución, restauración moderna, restauración social y vending), integradas por más de 500 empresas y que afectará a más de 3.500 productos. Entre los compromisos adquiridos destaca la reducción paulatina hasta 2020 de una media del 10% de azucares añadidos, sal y grasas saturadas. 

 

Fuente: Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *