La importación ilegal de alimentos propaga una peligrosa bacteria