El mantenimiento de los equipos es la clave de una buena prevención de la Legionella