Nueve de cada diez profesionales desconocen o confunden normas legales en manipulación de alimentos