Utilizan restos de la poda del olivar para producir biodiésel, aditivos y papel