La sequía marca el Día Mundial del Agua, un bien cada vez más escaso en el mundo