La Unión Europea apuesta por disminuir la intoxicación alimentaria más común