Las reacciones emocionales están vinculadas con las bacterias intestinales