30/05/2017 admin 0Comment

La Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) publica una nueva norma UNE 100030:2017 sobre Prevención y control de la proliferación y diseminación de legionella en instalaciones, después ser revisada durante meses por el comité técnico AEN/CNT 100.

 

La nueva norma UNE 100030:2017 sustituye a la última versión publicada en 2005 y completa el Real Decreto 865/2003 por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis. 

 

 

¿A quién va dirigida esta norma?

La UNE 100030:2017 se aplica a las instalaciones que utilicen agua en su funcionamiento, produzcan aerosoles y se encuentren ubicadas en el interior o exterior de edificios, instalaciones industriales o medios de transporte, que puedan ser susceptibles de convertirse en focos para la propagación de la legionelosis, durante su funcionamiento, pruebas de servicio o mantenimiento.

 

Quedan fuera del ámbito de la norma las instalaciones de uso sanitario/terapéutico, aunque en el apartado 6.15 de la versión 2017 de la norma, sí se establecen recomendaciones para algunas instalaciones.

 

 

Novedades introducidas en esta versión de la norma UNE 100030:2017

La novedad más destacada  es el reconocimiento de métodos alternativos al cultivo para la detección de legionella, siempre que cumplan con los requerimientos técnicos específicos.

La UNE 100030:2017 incorpora nuevos criterios e indicaciones para la prevención y el control de la proliferación y la diseminación de las bacterias del género Legionella en determinadas instalaciones y equipos. De hecho, el objetivo principal de la norma persigue disminuir al máximo el riesgo de contraer la legionelosis, enfermedad producida por esta bacteria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *