02/05/2012 admin 0Comment

La madurez de la fruta podría determinar cómo bacterias como la Salmonella se adhieren y crecen en ella
Por MARTA CHAVARRÍAS

Una amplia gama de productos frescos se ha relacionado con brotes de E. coli y Salmonella enterica, como los melones, la albahaca, la lechuga o los tomates. Investigadores del Imperial College de Londres estudian ahora cómo se adhieren estas bacterias patógenas a las frutas y verduras y de qué manera influye el grado de madurez de estos alimentos en su desarrollo y supervivencia. Una de las primeras conclusiones es que la Salmonella se comporta de distinta manera en un tomate maduro.

Ver noticia completa en: http://www.consumer.es/seguridad-alimentaria/ciencia-y-tecnologia/2012/05/02/209120.php

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *